martes, 24 de julio de 2007

00000000000000000000000000000000000000000

El sabado Mary Jane, la enamorada del sheriff (ver foto en posteo anterior), me contó una anécdota sobre los últimos momentos de Fontanarrosa. Ante todo quiero aclarar que ella es muy amiga de Franco, el hijo, a quien acompañó permanentemente estos días.
Resulta que antes de ser internado Fontanarrosa pasó varias horas sin hablar, por su estado. Cabe destacar que para ello era asistido desde hacía unos días por un micrófono que llevaba permanentemente.
En un rapto de lucides, o de fuerza para poder hablar, llamó desde la camilla a su editor, Luis, quien desde hacía un tiempo estaba permanentemente colaborando con él para escribir lo que le dictaba, y Fontanarrosa le dijo: "Hay dos, tipos...uno le dice a otro...", y ahí le tiró un chiste para publicar en un cuadrito.

Guille M.

El próximo domingo sale un suplemento especial con el diario Clarín que recopila alguna de sus obras.

No hay comentarios.: