viernes, 28 de diciembre de 2007

jueves, 27 de diciembre de 2007

miércoles, 26 de diciembre de 2007

viernes, 21 de diciembre de 2007

jueves, 6 de diciembre de 2007

HE VISTO A SIFONCÍN

Sifoncín es el único sifón con vida...


El te ve, te escucha y te comprende...


"ssshhhhhhhhhhhh!!!
ssshhhhhhhhhhhhh!!!
shhhhhhhhhhhhhhhh!....



shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!
shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

SHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!
SSSSHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!"

Es lo único que él sabe decir.


texto: El loco de la navaja que si quiere te ultraja.
Fotomontaje: Juan Aronna, ese al cual le dicen "el pillo".

lunes, 3 de diciembre de 2007

EL DIARIO INTIMO DE DON RAMON (por Lisandro Giampietro *)

En una visita realizada a Guadalajara, México, quiso el destino y la escasez de efectivo que tuviéramos que pasar una noche en una vecindad de mala muerte. Allí, una mujer entrada en años con dos colitas, anteojos y vestidito verde, nos alquiló una habitación en el departamento nº 72 de aquella vecindad. La mujer resultó ser María Antonieta de las Nieves, y fue bajo la almohada de la cama en que dormimos donde encontramos este documento histórico: el diario íntimo de su padre, Ramón Augusto Valdés Castillo de las Nieves, más conocido como Don Ramón. Si bien un hallazgo de este calibre es considerado patrimonio cultural y, a pesar de que nosotros apoyamos y respetamos la preservación histórica documental de los países, en este caso de México, logramos cambiar (luego de invertir las solapas) el diario íntimo por un manual con las 1001 formas de cocinar carne con chile. Gracias a nuestra actuación podremos apreciar algunos fragmentos de esta reliquia testimonial.



La 1er anotación es del 14 de julio de 1971, donde Don Ramón escribe: “Querido diario: Después de tanto buscar encontré una casa vacía para poder vivir con mi hija, aunque en realidad ya estaba habitada, un pibe de ocho años con gorrito tapa orejas apareció diciendo que nos largáramos o se armaba la podrida. Yo le dije que no iba ni loco, entonces sacó un revolver y me quiso amenazar, pero como no tenía balas le di un coscorrón en la cabeza y lo eché. Ahora se instaló por ahí cerca, adentro de un barril, dice que en cuanto me descuide se mete de nuevo y si puede me mata. Qué difícil que es la vida del ocupa! ¿no?



La siguiente anotación es del 28 de julio del ´71, allí dice: “Querido diario: Hoy apareció un gordo con portafolios que me quiso desalojar a menos que pagara la renta. Yo no sabía que inventar, pero justo en ese momento, el Chavo del 8, el pibe del barril, me tiró con un ladrillo por la bronca que me tiene. Por suerte está empezando a padecer de algunas deformaciones por vivir acurrucado en un barril y tiene la puntería algo desviada, entonces se la puso al Sr. Barriga en la nuca. A mi me vino de pelos, el gordo quedó en coma y yo tiro unos meses gratis.



Pasamos al 4 de agosto del 71 donde escribe: “Querido diario: Me he llevado una gran decepción. Resulta que una enamorada me había estado dejando pasteles en la puerta de mi casa junto a cartas de amor bastante picantes, con frases obscenas y dibujitos pornográficos, me ponía que soñaba con que tengamos relaciones en lugares insólitos. Yo estaba como loco, pero toda mi excitación se desinfló cuando me enteré que se trataba de Doña Clotilde. La vieja me vino a golpear la puerta y se me declaró, ante mis negativas intentó manosearme, tuve que darle un escobazo para que se calmara. Me dijo entonces que si no teníamos sexo me olvidara de los pasteles que ella me hacía, y dado que estos son el único alimento del que dispongo, no me quedó otra. Ahí nomás le arranqué el vestido celeste y le di de parado en el medio del patio, después le di en la escalera y después contra la puerta de Doña Florinda, no le di otro nomás porque…



La última anotación que leeremos de este diario íntimo es del día 11 de noviembre de 1971, donde Don Ramón escribió: “Querido diario: Finalmente el Sr. Barriga se ha recuperado, yo me había olvidado pero hoy vino a decirme que debía pagarle todos los meses atrasados. Mientras trataba de convencerlo de que pronto tendría un trabajo y le pagaría, me di cuenta de que el gordo no le sacaba los ojos de encima a la Chilindrina, y entonces me propuso un trato. Si yo le entregaba a la Chilindrina una vez a la semana, me perdonaba la renta mensual. Yo no podía creer lo que estaba escuchando, el trato que me proponía era excelente ¿cómo no lo pensé antes? Así que ya dejé de preocuparme por la renta. Además conseguí otros clientes, el profesor Jirafales se pega una vueltita cuando a Doña Florinda le duele la cabeza, Jaimito el cartero me trae la correspondencia y se queda a tomar un whisky, hasta el Chavo y Quico venden botellas de refrescos para pagarse algún servicio. Finalmente estoy haciendo un gran negocio, puse luces rojas en toda la casa y hoy voy a salir a repartir unos volantes, ¿quién dijo alguna vez que yo no quería trabajar? ¿eh?

*MOMENTO DE REFLEXIÓN:
Quiero destacar a los colaboradores permanentes de El Regatín, no sólo el autor de este maravilloso texto, sino a otros como lo son El Pillo, El chule, El colo, Mauro, Tito,Leandro, Beltrán, Boli y Bruno quienes permanentemente aportan ideas y fotos para esta causa.

Tampoco quiero olvidarme de quienes involuntariamente inspiran muchas de las cosas que se me van ocurriendo.

Y por supuesto de aquellos que entran a ver este blog ocupando valiosos minutos de sus vidas.

Saludos.
Guille M., agosto del 3016 (según el calendario de El Regatín, que es re-loco...)